Ir al contenido principal

No es soledad

No es soledad la que me acompaña,
no cae la lejanía de la tierra que me vio nacer,
que me vio luchar, que me vio cantar
y aun mas solo para poder disfrutar mas la vida
que Dios me a brindado mas.

No es soledad,
no el hecho de estar semanas tras semanas
mirando las misma paredes,
el frio helado de un invierno que no termina,
que se queda y me arropa con su frio calador.

No es soledad el hecho de que me mires y me ignores,
que no me abrases que no me hables
que no me enseñes lo que la vida no me a enseñado
es tu deber y no lo has hecho que no lo has logrado.

No es soledad,
no, no es soledad
porque se que estas hay mirando me desde el cielo
ayudándome y mirando con tus ojos tiernos el como poder ayudarme.

No es soledad,
solo es un paso para aprender algo nuevo,
algo que no sabia, algo que simplemente llego
para nutrirme con verdad, fuerza, valentía,

valor.

No es soledad. Es valor.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Dios solo es vida

Podemos encontrar en la Biblia que Dios es espíritu y como espíritu no dispone de un cuerpo físico ahora bien nuestra creación, la cual es física, fue hecha por la Palabra de Dios, pero en esencia Dios es invisible a lo físico.

Cuando vemos a alguien morir, entendemos que no lo vamos a volver a ver para siempre. Esa esencia que lo hacía un ser especial ya no está porque el espíritu y el alma han dejado el cuerpo.

Un cuerpo sin alma es como un piano sin el pianista.
Dios es espíritu y todo lo ve en lo espiritual. Una persona que muere para el hombre aun  vive siempre en el espíritu. Nosotros los humanos vemos el cuerpo pero no podemos ver el espíritu por lo cual esto deja entender que para Dios no existe la muerte solo la vida.

La muerte es la ausencia de la vida y es una palabra que el humano tuvo que inventarse para poder definir la diferencia entre las personas que han fallecido y las personas que aún viven.

¿Porque Dios a permitido todo esto?
Porque el mundo tiene que reconocer que e…

Tratemos de ser luz en la oscuridad de este mundo.

La humanidad está pasando por momentos muy oscuros y no ha sido la primera vez que la raza humana pasa por momentos así, pero es lamentable que seamos partícipe de la oscuridad que está sucediendo.
Cada día miramos la televisión y vemos números que van rompiendo corazones, ya que son valores numéricos que diariamente hablan de una vida que se perdió. Si tomamos esos números y los llevamos a la realidad podemos ver la cantidad de corazones rotos, de almas perdidas y de vidas que apagaron sus luces.
No es la primera vez qué pasa esto, muchas civilizaciones fueron exterminadas por enemigos invisibles y en su ignorancia muchas personas no entendía que esto era por causa de nuestra propia raza humana. Los aztecas desaparecieron en su mayoría por este tipo de plagas, 200 millones de personas apagaron sus luces en 2 años en la edad Media por el motivo a un enemigo invisible (la peste negra) y muchas otras plagas se han extendido a través de la historia.
Estamos pasando por momentos oscuros pero…

Todo lo que se conoce tiene nombre.

En la tierra cada cosa que se conoce tiene un nombre que va acorde con el material, la composición, lugar, territorios y en algunos casos con la persona que lo descubrió.

Cuando un niño nace se le atribuye un nombre que valla acorde a su cultura, algún significado religioso o quizás simplemente a algún capricho de los padres.

De donde nacen entonces los nombre?

Nacen de la ausencia del conocimiento. Se le llama a algo porque en algún momento no tenia nada para describirlo. Un nombre da autoridad sobre quien lo pone o autoridad sobre el mismo nombre, en algunos casos el hecho de mencionarlo es motivo de risa, odio, miedo etc. Solo los padre le ponen los nombre a los hijos y luego los hijos se vuelven padres y hacen lo mismo con los hijos completando una cadena y marcando así linajes y ramas genealógicas.

Pero esto aplica a todo?

No aplica a todo porque hay un solo nombre que a sido oculto a todo oído y a toda criatura en el universo conocido y es el nombre de nuestro Creador.

No hay qu…